Digital57 > Estrategia Comunicación  > ¿Por qué sin un buyer persona no podrías tener una estrategia de marketing digital?
buyer-persona

¿Por qué sin un buyer persona no podrías tener una estrategia de marketing digital?

La creación del buyer persona es el primer paso necesario para una exitosa estrategia de marketing digital. En este artículo, aprenderás qué es el buyer persona, cuál es la diferencia entre el buyer y el ‘público objetivo’, los tipos de buyers personas y cómo crearlo.

¿Qué es el buyer persona?

Un buyer persona, es una construcción o representación semi-ficticia ideal de nuestro consumidor final o potenciales construida a partir de su información demográfica, necesidades, comportamiento y motivaciones. El buyer persona nos ayuda a definir quién es esta audiencia a la que queremos atraer y convertir; y sobre todo nos ayuda a humanizar y entender con mayor detalle a nuestros públicos objetivos. Entender al comprador es fundamental no sólo para el desarrollo de productos, sino también para la producción de contenido que orientará la adquisición de nuevos clientes.

Básicamente, consiste en ponerle nombre, personalidad y características (lo más detalladas posibles) a nuestros usuarios clave.

Cuando identificamos a los buyer personas, estamos creando el primer paso en la dirección correcta a la hora de tener una mejor estrategia de marketing digital para nuestro marca y/o negocio.

Crear buyers personas tiene varias ventajas que podemos resumir en:

  • Ayuda a conocer mejor a nuestros públicos al que nos dirigimos: lo primero que debemos saber es a quién le estamos hablando.
  • Qué tipos de contenidos crear: al tener claro cuáles son los arquetipos de nuestros clientes, podemos ofrecer mejores experiencias y contenidos de valor que respondan a sus necesidades.
  • Dónde encontrarlos: en qué ecosistemas digitales (redes sociales, navegación, sitios web) se encuentra nuestro potencial cliente.
  • Optimizas tus campañas: al tener claridad sobre a quién le estás hablando, los contenidos, las tácticas y las acciones para llegarle a ese potencial cliente, podrás crear campañas más precisas y mejor enfocadas.
¿Cuál es la diferencia entre el buyer persona y el público objetivo?

Es común que se confundan estos dos conceptos. Sin embargo, podemos decir, sin riesgo a equivocarnos, que buyer persona y público objetivo nos son sinónimos.

grafica-1-buyer-persona

Veámoslo en el siguiente ejemplo:

  • Público objetivo: Hombres y mujeres, de 18 a 25 años, solteros, graduados en comunicación social, recién egresados, con ingresos promedios mensuales de $2.500.000, que les gusta comer, salir con amigos, los viajes y la tecnología.
  • Buyer persona: Camilo Rengifo tiene 29 años, es marketero y piensa mejorar sus conocimientos y su crecimiento personal y profesional haciendo una maestría en marketing digital en Colombia y luego hacer cursos de refuerzos sobre IoT, usabilidad y social media, fuera del país porque le encanta viajar y conocer nuevas culturas. Es soltero y siempre ha querido hacer un intercambio. Sabe inglés pero quisiera reforzar el idioma estudiando o viviendo un tiempo en Estados Unidos (antes de su maestría). A Camilo le encanta los planes tranquilos (como tomar café), antes de ir a fiestas. Se considera una persona ecléctica en la música pero prefiere siempre los “clásicos” en los géneros de su elección. Se considera una persona con pensamiento progresista pero tiene sus reservas frente a temas polémicos como corridas de toros, adopción de parejas gay o matrimonio homesexual.

En síntesis, el público objetivo son segmentos de poblaciones que pueden interesarse y beneficiarse con tus productos y servicios. El público objetivo es creado a partir de informaciones como sexo, edad, ubicación, formación profesional, poder adquisitivo, clase social y hábitos de consumo. El público objetivo no abarca todos los detalles que involucran las necesidades y voluntades de nuestros potenciales clientes.

Por su parte, el buyer persona, es la representación de tu cliente ideal, de modo más humanizado y personalizado.

¿Cómo crearlo?

Hemos visto qué es el buyer persona, las ventajas de crear los buyers personas, cuáles son las diferencias con el público objetivo. Sin embargo, debes estar preguntándote: Ok, entiendo todo lo anterior ¿Y cómo se crean?

La creación de un buyer persona, es algo que toma tiempo y no basta con solo una sesión tipo brainstorming, para obtener el perfil de tu cliente ideal. Recuerda que lo que buscamos con el buyer persona es entender cuál y cómo es nuestro cliente ideal y a partir de este conocimiento y entendimiento, poder ofrecerle mejores productos o servicios a partir de satisfacer reales necesidades de compra.

Para lograrlo, te recomendamos este siguiente esquema:

grafica-2-buyer-persona

Recolección de datos
El proceso de recolección consiste, como su nombre lo indica, en recoger la mayor cantidad de datos de tus actuales clientes, de tus prospectos, de los usuarios que te siguen en redes sociales, que hacen comentarios en tu blog, etc. Es importante que en esta etapa, a través de esta recolección pueda responder estos interrogantes: qué dice, qué necesita, qué le preocupa y cómo puedes ayudarlo.
Tratamiento
Una vez que has recolectado información sobre tu público objetivo, es momento de agruparlos de manera detallada para descubrir insights que respondan a las preguntas que te planteaste en la fase de recolección de datos.
Estos insights se traducen en datos demográficos, antecedentes, sus sus principales preocupaciones, etc. Recuerda que el objetivo también es poder personalizar nuestros contenidos con contenidos relevantes que podamos ofrecerles.
Organización
Después del tratamiento de los datos, ya puedes darle forma a ese perfil que vas a crear.
Creación
Es aquí donde le das nombre, personalidad y un rostro a los perfiles que has creado. Llegados a este punto, habremos creado el buyer persona.
Ejemplo de un Buyer Persona:
Viendo las fases que debemos tener en cuenta al momento de crear al buyer persona, con el siguiente ejemplo práctico podrás verlo de mejor manera:

 

¡Quiero Saber Más!